loader image

Casinos de cine

Casinos de cine

by Laura Martínez

Las apuestas y el vil metal siempre han sido parte fundamental de muchos de los argumentos con más gancho de la gran pantalla. Desde thrillers a inolvidables historias de amor, los casinos, sus luces de neón, los juegos de azar y las aventuras que en ellos suceden, se han convertido en un clásico del séptimo arte.

Seguro que recuerdas ‘Rain Man’ (Barry Levinson, 1988) donde unos jovencísimos Tom Cruise y Dustin Hoffman son dos hermanos huérfanos que sólo se tienen el uno al otro. Charlie y Raymond no pueden ser más opuestos y chocan en casi todo; la dificultad de Charlie para comunicarse con Raymond, que padece autismo, comienza a desaparecer una noche en la que ambos ganan muchísimo dinero en un casino de Las Vegas gracias a la sorprendente facilidad de Raymond con el juego.

Pero fue en el 95, con Scorsese y su ‘Casino’ cuando la temática del juego entró en acción y llegó para quedarse. Ambientada en los fabulosos 70 y protagonizada por un reparto estelar (Sharon Stone, Robert De Niro y Joe Pesci) el film sigue a Sam “Ace” Rothstein, un profesional del juego y propietario de uno de los casinos más importantes de Las Vegas, que -oh sorpresa- pertenece a la mafia. Sharon Stone fue galardonada con un Globo de Oro a la mejor actriz aquel año por su papel de Ginger McKenna.

Clive Owen se puso en la piel de un aspirante a escritor convertido en crupier en ‘Crupier’ (Mike Hodges, 1998) Su precaria situación económica hace caiga en las tretas de una compañera que lo llevará por el lado pecaminoso del juego y el azar.

Uno de los romances más desgarradores acaecidos en un casino de cine, tiene lugar en ‘Una proposición indecente’ (1993) la cinta de Adrian Lyne nos presenta a un matrimonio joven, Diana y David (Demi Moore y Woody Harrelson) que busca una forma rápida de solucionar sus problemas financieros. Su desesperación le llevará a un casino de La Vegas donde comienzan teniendo suerte, pero deciden seguir apostando y…La avaricia rompe el saco. Sin embargo, vuelven a tener otro golpe de ¿suerte? Cuando un atractivo multimillonario (Robert Redford) les ofrece un millón de dólares si aceptan que pase una noche con Diana. El resto es historia y lágrimas, muchas lágrimas.

No puede faltar en esta lista, la entretenidísima ‘21 Black Jack’ (2008) donde un profesor de universidad (Kevin Spacey) decide sacarse un extra con sus mejores alumnos de matemáticas y enseñarles a contar cartas para hacer trampas en el Black Jack y de paso, hacerse rico a su costa. El equipo de alumnos en cuestión, son Jim Sturgess, Kate Bosworth y Aaron Yo. Capitaneados por Spacey, se pasean por todos los casinos de Las Vegas llenándose los bolsillos, adquiriendo múltiples apariencias e identidades.

Y para rematar y como no podía ser de otra forma, terminamos con una de las mejores  pelis de la saga James Bond (al menos, en lo que al James Bond contemporáneo se

more stories

Stories Magazine 2022

Stories Magazine

Al ritmo de B.B. King llega la cuarta edición de STORIES cargada de todo lo que conforma el ADN de Concept Hotel Group: El arte, el diseño, el cine, la moda y la música son nuestros motores y a través de ellos creamos nuestro imaginario y lifestyle. Este año 2022 es muy especial por muchos motivos, entre ellos porque estamos de aniversario.

Hace ya diez años que mi amigo Tallyn Planells y yo fundamos este grupo hotelero diferente que cuenta ya con siete hoteles en la isla de Ibiza. Con la ilusión del primer día y la premisa de seguir creciendo, hemos sumado otro amigo a la ecuación, Marc Rahola, con quien compartimos una filosofía muy similar a todos los niveles. Juntos estamos preparándonos para seguir sorprendiendo en la Isla, pero también dar el salto a ciudades europeas con nuestra marca urbana MITICO.

Otro de los motivos por los que este año es tan especial, es la inauguración de GRAND PARADISO. Dedicado al arte audiovisual, contará con muchos elementos rompedores que esperamos disfrutes tanto como nosotros creándolos. Envuelto en el art decó en su versión más clásica, cada rincón está pensado para que te sientas dentro de una peli de Baz Luhrmann. Como grandes defensores de todo aquello que se pueda oler y tocar, mantenemos el formato de nuestra revista en papel, sin anuncios publicitarios y huyendo del corporativismo, pero dedicada a nuestras grandes pasiones. Espero y deseo que la disfrutes margarita en mano.

more stories

Expo Mats Bäcker

Expo Mats Bäcker

Si hay un fotógrafo que define la escena rock de los 60 y 70, tenemos que hablar del sueco Mats Bäcker (Hagfors, 1958) Por su objetivo han pasado iconos de ayer, hoy y siempre: Mick Jagger, Grace Jones, Bono, Marianne Faithfull, David Bowie, Joe Strummer, Iggy Pop y un largo etcétera de artistas inmortalizados en su implacable blanco y negro.

A finales de los 70 y principios de los 80, la ola del Punk atravesaba Europa y los escandinavos fueron los primeros en subirse a ella. Las bandas viajaban allí antes de establecerse, movidas por aquella efervescencia de sonidos y moda. Mats Bäcker estuvo allí para retratarlo y se convirtió en el fotógrafo de escena por excelencia en Escandinavia y fue el primero en fotografiar a la banda The Jam en su primera incursión tocando fuera de Gran Bretaña.

Sus fotos, a menudo influenciadas por la fotografía de reportaje, buscan la sensualidad y esa actitud casual y relajada tan propia del rock, en un blanco y negro atemporal que rezuma fuerza y personalidad por los cuatro costados. Y como cada fotografía trae detrás una historia, Bäcker es el narrador omnisciente en cada una de ellas, contándonos las singulares aventuras que precedieron al encuentro con los protagonistas de las instantáneas.

Las fotografías -y sus historias- de este artista sin precedentes llegarán el miércoles 11 de mayo a nuestro hotel más Classic Rock: Dorado. El fotógrafo sueco realizará una exposición en colaboración con Mondo Galería que estará disponible hasta el 11 de junio. Marca la fecha en el calendario porque tienes una cita con Mats Bäcker y la historia del rock.

more stories

SWING YO HIPS

Swing yo hips

Se acercaba el fin de los maravillosos años 20 en Estados Unidos y con él, nacía una nueva manera de moverse y de dejarse llevar por las vertientes que iban surgiendo del jazz. La más próspera de esas vertientes fue lo más parecido al Rock’n’roll de aquella época: El swing, que revolucionó las salas de baile, explosionando en la década de los 30 con su ritmo endiablado entre batería, piano, guitarras y trompetas.

Nueva Orleans, 1930. Louis Armstrong y Bessie Smith capitaneaban el llamado ‘Jazz Swing’, la música popular americana que se tocaba a todo trapo en el Storyville, el place to be del momento donde se dejaba ver todo aquel que quería pasar un buen rato. Una especie de Club del mal donde se permitía todo lo que no estaba bien visto y donde músicos blancos y de color desafiaban lo cánones establecidos y enloquecían a los asistentes con nuevas formas de hacer música. Storyville era un oasis en medio de una sociedad totalmente dividida por los conflictos raciales, un lugar donde olvidarse de los problemas a golpe de caderazo.

Otro que tampoco deja a nadie indiferente con sus elecciones automovilísticas es Quentin Tarantino: El Volkswagen Ghia descapotable de ‘Kill Blill vol.2’, El Pontiac Lemans de ‘Reservoir Dogs’, el Mustang Grande de ‘Death proof’, el Chevrolet Chevelle de Pulp Fiction…Y podría seguir todo el día. Uno de los más recientes, ha co-protagonizado ‘Érase una vez en Hollywood’ junto a Brad y Leo: El Cadillac Deville blanco del 66. Quizá te suene de otra cinta del director, ya que también fue conducido por Michael Madsen en Reservoir Dogs. Madsen es además el dueño de la superestrella automovilística y un loco de los clásicos, que no dudó en prestarlo para la película y restaurarlo, aplicándole una nueva capa de pintura y cambiando la tapicería.

buenos vaqueros.

El Swing traspasó las barreras multi instrumentales y se convirtió en un baile con múltiples variables. Una especie de evolución del Charleston de los 20 que comenzó con el Lindy Hop, una forma más abierta e informal de bailar en pareja gestaba en el barrio de Harlem.

La rapidez y la agilidad -además de llevar el ritmo en el body- son requisitos fundamentales en esta disciplina para bailarines intrépidos que fue el baile popular por excelencia hasta los 50 y que podrás aprender a bailar al más puro estilo americano en nuestro querido templo para Lovers & Sinners: Romeo’s Motel & Diner. Ladys, Sacad del armario vuestros vestidos y faldas con más movimiento y Gentleman, a remangarse la camisa porque vais a moveros más que Little Richard en una performance de ‘Lucille’. El swing se baila en pareja así que ve buscándote una…¡A mover esas caderas!

more stories